¿Qué son las Sugar Dating? ¿Cómo se relacionan exactamente con el dinero? ¿Tienen algo que ver con estos «sugar babies» y «sugar daddies» de los que se escucha hablar constantemente? ¿Son un tipo de citas? ¿Se trata de una clase de prostitución?

Estas y otras preguntas se están volviendo cada vez más frecuentes a medida que los sitios web y las aplicaciones que intentan promover la práctica de las «sugar dating» como una forma alternativa de relación están creciendo en tamaño y número.

¿Qué es Sugar Dating?

La premisa básica de las “sugar dating» no es necesariamente nueva, aunque el marketing actualizado y el nombre metafórico del concepto conspiran para hacer que el problema se sienta nuevo y singularmente inquietante.

Independientemente de la semántica, la premisa de las sugar dating involucra a personas adineradas, que tienden a ser hombres mayores (aunque no siempre es el caso), y que usan su dinero en efectivo, dan generosos regalos y / o ayudan con las deudas como un medio para facilitar y estimular su demanda por sexo e intimidad a través de individuos menos acomodados que tienden a ser mujeres jóvenes. (Aunque, de nuevo, ese no siempre es el caso, ya que los hombres jóvenes y las personas transgénero también pueden y son el objetivo de esta demanda).

Las sugar dates a menudo se presentan como una forma divertida y sin estrés para que los jóvenes, especialmente los estudiantes, satisfagan sus necesidades financieras. Sin embargo, el lado menos glamoroso de las sugar dating a menudo implica solicitudes coercitivas de sexo, acoso, macadas dinámicas de poder y exposición a traficantes de sexo.

Empresas como SeekingArrangement, RichMeetsBeautiful, Sugarmodels y otras tantas, intentan capitalizar conjuntamente las necesidades de los más vulnerables, a fin de sacarles provecho.

Uno de los muchos aspectos problemáticos de este modelo de negocio es que los «arreglos» están dirigidos hacia la audiencia más joven y de bajos ingresos, y los coloca en situaciones donde el único objetivo final es una variedad de formas de manipulación y explotación sexual.

Si bien las empresas que promueven sugar daddies tratan de proyectarse a sí mismas como simplemente otro tipo de sitio de citas en línea que presenta relaciones divertidas, seguras y sin ataduras, la realidad que está saliendo a la luz como resultado del aumento de «sugar dates» es preocupante y llena de acoso, agresión sexual y la manipulación de arreglos financieros para coaccionar una acción sexual no deseada, también conocida como violación.

Ahora bien, a pesar del riesgo, el público en general aún no sabe en gran medida los problemas inherentes a las sugar dates y tienden a tratarlas de una manera muy arrogante.

Incluso las principales universidades y los medios de comunicación han caído en la delgada capa de «respetabilidad» al abordar el fenómeno del sugar dating como algo normal. No se han dado el tiempo de revisar ni de investigar los serios matices y problemas que abordan este tipo de relaciones, que llegan en algunas ocasiones, a ser peligrosas.

La cobertura de los medios de comunicación sobre las sugar dating es a menudo positiva, presentándola como una alternativa glamorosa a los trabajos mal pagados y los préstamos estudiantiles. No obstante, la mayoría de los artículos en Internet tampoco reconocen que el sugar dating es una forma de prostitución.

Aunque el sexo no es parte de todas estas relaciones, es de gran interés para la mayoría de los Sugar daddies / Sugar mamas. Los Sugar Babies han compartido en reiteradas ocasiones que se sienten presionados para tener relaciones sexuales o para otorgar acceso ilimitado por teléfono / en línea a Sugar Daddies / Mamas porque el Sugar Baby se lo «debe».

Los proxenetas y otros traficantes sexuales de terceros, que utilizan sitios de citas en línea para encontrar objetivos vulnerables, pueden acercarse a los sugar babies para que realicen un trabajo de prostitución más serio. Los enlaces a los perfiles de estos “sitios de citas online” a suelen aparecer en las páginas de tráfico sexual, donde son revisados por aquellos interesados en pagar por sexo.

El sugar dating es una tendencia peligrosa que pone a los estudiantes universitarios financieramente vulnerables en riesgo de ser coaccionados por los depredadores, lo que puede llevarlos a un tráfico sexual más intenso.

Para empeorar las cosas, muchas personas dudan en reconocer los daños inherentes a esta clase de acuerdos ya que los ven como un entendimiento simple, mutuo y relacional entre adultos. En consecuencia, algunas personas tienen dificultades para encontrar simpatía por los jóvenes que son explotados y están desmotivadas para abogar por un cambio que proteja a las jovencitas de bajos ingresos quienes son el objetivo principal de las empresas que promueven este tipo de citas. Aunque puede parecer una buena opción, no todo lo que brilla es oro.